Situación del Lago

Situación del Lago

 

 

 

Atitlán es un lago  sin salida natural visible, lo que se denomina como cuenca endorreica. El contenido de la carga que entra al lago tarda entre 80 y 100 años en disolverse. Tras años de  contaminación, el lago ha presentado señales de estrés ambiental severo. En los últimos años, la calidad del agua del lago ha sido muy dinámica. La transparencia del agua, la cantidad de oxígeno disuelto en la superficie y en las zonas profundas, y la calidad del agua fisicoquímica y microbiológica ha cambiado constantemente. La transparencia del lago puede oscilar desde los cinco hasta los 10 metros en un mismo sitio de muestreo, y varía también según la temporada en la que se haga dicho muestreo, ya sea en época lluviosa o seca. Por lo tanto, la transparencia del agua, por sí sola, no es un buen indicador de qué el Lago de Atitlán se esté recuperando. Esto está altamente relacionado con el ingreso continuo de sedimentos y aguas residuales al lago.

 

 

 

El lago está pasando de oligotrófico —de aguas cristalinas y potables— a  mesotrófico, —turbio y verde— y de seguir esta degradación pasaría a ser de aguas eutróficas, imposible de recuperar. 

Las aguas residuales o aguas servidas se generan después de ser utilizada por el ser humano, con una serie de contaminantes nocivos para la salud y el ambiente.(UVG, 2017) Según el Centro de Estudios Atitlán de la Universidad del Valle de Guatemala, 450,000 mde aguas residuales ingresan anualmente al lago cuyo volumen total es de 24,4 km3. Puesto que tenemos una cuenca cerrada de origen volcánico, el agua que entra al lago tiene un tiempo de residencia entre 80 a 100 años. Estas actividades ponen en alto riesgo la calidad del agua, tanto para la población humana como para las comunidades acuáticas, ya que hay muchas actividades económicas, sociales, culturales entre otras, que dependen directamente del recurso acuático. 464,000 habitantes viven dentro de la Cuenca del Lago de Atitlán, de ellos más de 70,000 personas de 5 municipios del departamento de Sololá se abastecen directamente de agua del lago para su consumo, o sea más del 15% de la población consume el agua sin ningún tratamiento. (CEA-UVG, 2017)

 

 

 

 

El lago ha llegado a su nivel máximo de saturación sin oportunidad   de recuperar sus condiciones naturales solo. Las principales  amenazas  que deben resolverse a corto plazo son:

  • Las aguas negras o residuales
  • El uso del suelo, que incluye tres factores principales: expansión de la frontera agrícola,  erosión, uso de fertilizantes y el uso de agroquímicos
  • Desechos sólidos

 

 

 

 


Nuestra meta es dar acompañamiento técnico y científico, promoción del recolector entre comunidad, autoridades locales y nacionales.