Situación del Lago

Situación del Lago

Es la única solución para el rescate de Atitlán. Devolver las condiciones naturales al lago aún es posible.

 

 

 

Atitlán es un lago  sin salida natural visible, lo que se denomina como cuenca endorreica. El contenido de la carga que entra al lago tarda entre 80 y 100 años en disolverse.
Tras años de  contaminación, el lago ha presentado señales de estrés ambiental severo. En 2009 imágenes  satelitales de la NASA mostraron que aproximadamente un 38 % de su superficie se encontraba afectado por algas y cianobacterias.

 

 

 

 

El lago está pasando de oligotrófico —de aguas cristalinas y potables— a  mesotrófico, —turbio y verde— y de seguir esta degradación pasaría a ser de aguas eutróficas, imposible de recuperar.

Los 140 metros más profundos  antes  tenían 7 ml de oxígeno.  Ahora no cuentan con oxígeno debido a la materia orgánica acumulada  en estado de putrefacción. El lago ha llegado a su nivel máximo de saturación y con el constante ingreso de aguas negras no le damos la oportunidad de regenerarse solo.

 

 

 

El lago ha llegado a su nivel máximo de saturación sin oportunidad   de recuperar sus condiciones naturales solo. Las principales  amenazas  que deben resolverse a corto plazo son:

  • Las aguas negras o residuales
  • El uso del suelo, que incluye tres factores principales: expansión de la frontera agrícola,  erosión, uso de fertilizantes y el uso de agroquímicos
  • Desechos sólidos

 

 

 

 


Nuestra meta es dar acompañamiento técnico y científico, promoción del recolector entre comunidad, autoridades locales y nacionales.